Piketes
De piquetes y piqueteros, un portal que reivindica las luchas Populares en Latinoamérica
Principal |Documentos | Lo Social | Latinoamérica | Internacionales |  Contáctenos ..
Principal
Documentos
Lo Social
Latinoamérica
Internacionales
Globalización
Argentina
ONGs y TICs
Links
Graffitis
Humor
Buscadores
Manuales

Contáctenos


 
BUSCAR

En éste sitio

En la Web


Si querés participar de nuestro Foro de debate
Enviá el mail solicitando tu ingreso a la lista
Cliqueá aquí o arriba sobre ¡Regístrate!

POR LOS NIÑOS
Sitio Oficial de UNICEF ARGENTINA
Porque cuando las guerras terminan, muchos niños sobreviven,..... pero ¿cómo?

izquierdo
 
 

Qué es el neoliberalismo en educación. VII

La reingeniería educativa.

Autor: Miguel Andrés Brenner.

Abril de 2001.

“Poor countries differ from rich in having fewer institutions to certify quality, enforce standards and performance, and gather and disseminate information needed for business  transactions.”                                                                                         "...considering development from a knowledge perspective reinforces some well-known lessons, such as the value of an  open trade regime and of  universal basic  education.”                                 (The World  Bank. “Kowledge for Development”. Washington, D.C. 1999. Pgs. 1/2.)         

          Es difícil que un pedagogo “neto”, o un político que toma decisiones normativas, reconozca lo inhumano de su construcción lingüística. Trataremos de analizar un parámetro valorativo implícito en toda una serie de comunicaciones pedagógicas en la década del 90 hasta la actualidad. Pero no cualquiera, sino uno que atenta contra la dignidad de la persona, en la época de los supuestos derechos humanos. Y digo supuestos por cuanto algunos se definen como tales, mas otros se obvian.

          Sin embargo, ¿es que existe algo humano más allá de su construcción lingüística? Considero que sí, y que es la condición de posibilidad de toda construcción lingüística, como un mysterium, un trasfondo inmanipulable, un inobservable, un incógnito... aunque con una potencialidad que tiende a desbordar de asombro para quien pueda comprender lo incomprensible. Cualquier definición del ser humano lo limita, pero solo en el límite se encuentra la frontera de su apreciación, solo en su trasvasamiento, solo en lo que no es puede intuirse su inconmensurabilidad.

          El paradigma de la reingeniería apabulló con tanta fuerza que condicionó la producción de discursos durante la década pasada hasta la actualidad, mientras que desde el mismo se pretende resignificar, revalorar, reciclar, re... (¡sic!) el sistema educativo. Y, precisamente, aquél es un ejemplo de la negación de la mencionada inconmensurabilidad.

          Tengamos en cuenta que dicho paradigma se corresponde con el actual modelo de concentración empresarial: concentración del capital, descentralización de la gestión y reticulación de la ejecución. (*1*) La concentración del capital es fundamentalmente de índole financiera, en tanto la descentralización de la gestión y la reticulación de la ejecución favorecen el desmembramiento de la acción colectiva, cuya fragmentación hipotéticamente no tendría como origen el orden perverso de la hiper-especulación financiera, pero sí, a manera de hilacha, la acción colectiva se localiza y se asume como tal.

          Mas, ¿qué es la reingeniería? Consiste en “...una reformulación fundamental y un rediseño radical de los procesos administrativos para lograr mejoras dramáticas en los críticos niveles de desempeño actuales que presentan variables tales como costo, calidad, servicio y rapidez.” (*2*) En última instancia, consiste en un medio integral y efectivo para reducir la duración de los ciclos, sobrepasar las expectativas del cliente, mejorar la productividad, aumentar las ventas y obtener mayores ganancias. Este concepto plantea la necesidad de repensar la forma en que las empresas están estructuradas y dirige a las mismas hacia una organización alrededor de sus procesos (entendidos como secuencias de actividades que generan valor) en lugar de organizarse alrededor de un organigrama jerárquico. Rediseñar radicalmente significa descartar todas las estructuras y los procedimientos existentes e inventar maneras enteramente nuevas de realizar el trabajo. La reingeniería no es cuestión de hacer mejoras marginales o incrementales sino de dar saltos gigantescos en rendimiento.

          Comparando la reingeniería con los conceptos de calidad total y mejora continua podemos decir que la reingeniería equivale a una cirugía mayor, mientras que la mejora continua y la calidad total equivalen a un tratamiento preventivo y evolutivo. Y la cuestión no radica en la prevención ni en la evolución, mas bien, según la reingeniería, en un empezar de nuevo, pero con transformaciones radicales.

          El término “reingeniería” fue importado de la ingeniería de software en función de una metodología empresarial, reingeniería de los procesos de la empresa, cuyo balance arroja incertidumbres y éxitos, una importante tasa de fracasos (70%), lo que no implica una barrera para reclutar nuevos adeptos, en tanto no hay una definición de consenso para aquello que se constituye en un proyecto de reingeniería, como tampoco existe un criterio claro de validación y verificación que permita identificar un fracaso. (*3*)

          “La reingeniería es volver a empezar, con una hoja de papel en blanco. La reingeniería es hacer dar marcha atrás a la revolución industrial. La reingeniería rechaza los supuestos inherentes al paradigma industrial de Adam Smith: la división del trabajo, las economías de escala, el control jerárquico...”

(*4*)  No se actúa a partir del paradigma de la Revolución Industrial que discrimina a la fuerza de trabajo: quienes piensan y quienes hacen. Se demanda, a partir de los avances tecnológicos, que el trabajador de hoy cumpla el doble rol, involucrándose en el proceso de mejorar el modo en que se hacen las cosas, frente a un mundo en el que el trabajo se hace escaso y el consumidor demanda productos y servicios más específicos y a la vez diversos. Esto obliga a las empresas a dar respuestas a demandas heterogéneas sin la posibilidad de una redefinición constante de los procesos.

            Estas tendencias han marcado un advenimiento de organizaciones proveedoras es decir con una fuerte orientación al cliente. Con ello se gesta una tendencia al trabajo en pequeños grupos cuyo desempeño se basa en la medición de su contribución al proceso. Se difunde el objetivo de entregar el producto o servicio correcto al cliente correcto, de la manera correcta, según el precio esperado, en el lugar y el tiempo indicados como una condición para lograr la satisfacción del consumidor. Para ello, el diseño del proceso de la organización debe aspirar a una sincronización dentro y fuera de ésta, de los roles y las relaciones cliente-proveedor. Y, a su vez, la satisfacción del consumidor tiene como plafón el compromiso del trabajador.

          Entonces, en una gestión por procesos, que supone una organización basada en procesos y en resultados, en lugar de modelos de gestión basados en las funciones o en el puesto de trabajo de las personas, solamente hay tres elementos a tener en cuenta:

·       Los empleados, elemento fundamental, el que en realidad constituye la organización.

·       Los clientes, razón de ser y elemento clave para garantizar el futuro.

·       Los procesos, lo que los empleados hacen para satisfacer a los clientes.

          La relevancia de los procesos viene dada por ser el nexo de unión de la relación proveedor-cliente que se establece entre los empleados y los clientes.

          Antes de iniciar la reingeniería de los procesos muchas veces se hace un benchmarking. Como fuente de ideas de negocios, es un método estructurado a fin de medir procesos, productos o servicios con relación a otros, buscando la excelencia de las mejores prácticas y teniendo como punto de partida al cliente. “El benchmarking no puede ser confundido con espionaje industrial, es un trabajo que desarrolla el compañerismo en el cambio de informaciones.” “Inicialmente, la organización necesita conocer las fuerzas y flaquezas (debilidades) de sus procesos, para saber cuáles son las operaciones que debe enfatizar en el mercado y cuáles necesitarán ser fortalecidas. Debe descubrir por qué los competidores son fuertes en determinados procesos y así corregir las flaquezas internas para que la empresa se equipare o supere en el mercado. Las organizaciones necesitan quebrar sus paradigmas y entender que el benchmarking es una cuestión de supervivencia.” (*5*)

          Ahora bien. ¿Es adecuado que dicho modelo se transfiera al ámbito educativo?

          En vez de funciones o tareas, los trabajos pasan a ser multidisciplinarios, desde el discurso presentado. En vez de ser el trabajador responsable de su única función o tarea especializada, es responsable del proceso. Se trabaja en equipos y en equipos de procesos. Pero se trabaja siempre con objetos, son objetos que se compran y se venden, donde existen clientes y vendedores. Se apunta a las necesidades del cliente, y no del vendedor o del jefe o de la empresa. Sin embargo, el docente in situ, no puede lograr resultados de la misma manera que se los logra cuando se manipulan objetos. Los alumnos son sujetos, no manipulables, aunque se los manipule, no cosificables, aunque se los cosifique, no determinables y sí condicionables. Donde el trabajo en equipo se hace difícil cuando los tiempos son rígidos, los espacios son rígidos, no existen tiempos institucionales flexibles, y antes que nada, existe escasa o nula convicción de ser capaces de modificar las condiciones de los aprendizajes, aprendizajes, a su vez, condicionados políticamente, económicamente, socialmente, culturalmente. En última instancia, el interrogante pasa por la convicción o no de la posibilidad de ser sujetos de la propia historia, de ser capaces de modificar conjuntamente con otros las propias condiciones de existencia o bien de ser simplemente objetos, no sujetos autónomos, mas bien sujetos-sujetados a las redes de poder vigentes. A su vez, quien no se siente contento, gratificado en su rol, es difícil que se comprometa con la misma por motu propio, salvo una vocación específica, aunque como mera cuestión individual.

          Pero, veamos, la reingeniería tiene como soporte la propia ingeniería, y ésta convoca a la tecnología aplicada desde un modelo de referencia físico. El modelo físico implica, a su vez, la observación, la manipulación, el control, la predicción, la medición de variables de un mundo de objetos externalizados que no guardan identidad con el sujeto humano. Se deben reducir las conjeturas al mínimo, entendiendo dicho concepto como reducción de presunción fundada en probabilidades. Lo incógnito del sujeto no entraría, pues, en juego. Lo imprevisible del sujeto tampoco entraría en consideración. Aunque desde el modelo señalado se acota lo que debiera definirse desde las certezas y desde la previsión.

          Comprender, controlar y prever la acción humana. 

          El 7 y 8 de marzo de 2001 se realizó una cumbre educacional, con una fundamental participación de especialistas de la PREAL, organizada y financiada por grandes empresas (IBM, Citigroup, MasterCard, Bank of America, The Miami Herald, The Walt Disney Company, AT&T, Philips, entre otras), teniendo como integrante en el Comité Consultor y relator a Hugo Oscar Juri, en aquél entonces Ministro de Cultura y Educación de Argentina. La misma tuvo como objetivo exponer las demandas de las grandes empresas a los sistemas educativos latinoamericanos. De aquellas, rescato el siguiente texto, y en especial el relativo a los estándares (lo que los estudiantes -(*6*)- deberían saber en cada área de conocimientos, grado o nivel y lo que deberían saber hacer con esos conocimientos; además, establecen cuán bien deberían poder hacerlo, conforme a una gradiente de desempeños basada en lo deseable y en lo observable -adicionalmente, los estándares educacionales deben servir para propiciar prácticas de rendición de cuentas o responsabilidad por los resultados- accountability -), desde los que se realizaría un control ideológico/valorativo muy férreo, a manera de disciplinamiento:  

          “...la educación sigue estando en crisis. Al menos cuatro problemas básicos - falta de estándares establecidos y evaluación del desempeño, limitada autoridad y responsabilidad por los resultados en las escuelas, mala calidad de la docencia y un nivel de inversión demasiado bajo en las escuelas básicas y secundarias - explican las deficiencias educacionales en la región.
          Falta de estándares y sistemas de evaluación del desempeño no consolidados. Ciertamente, la mayoría de los países cuenta con un currículum nacional y varios de ellos han intentado mejorar los indicadores de rendimiento volviéndolos más claros y medibles. Pero, a la
fecha, ningún país del hemisferio ha establecido, difundido, y aplicado estándares educacionales nacionales generales.
          ... un sistema moderno de estándares educacionales... debe incluir lo siguiente:

Estándares de contenido, que definan lo que los alumnos deben saber y ser capaces de hacer en cada grado desde la educación básica hasta el nivel superior de la educación secundaria y

Estándares de rendimiento, que den cuenta de las diferencias entre logros insuficientes, aceptables y sobresalientes.

          Debido a que no se han establecido estándares educacionales, no es fácil para los padres y empleadores hacer responsables a las escuelas por lo que los alumnos aprenden ni cerciorarse de que la educación tenga la calidad y la importancia que quisieran. “...lo primero que llama la atención en América Latina es que se han hecho importantes esfuerzos por desarrollar sistemas de medición y evaluación, pero que casi ningún país cuenta todavía con sistemas de estándares.”

        La métrica es indispensable para el desarrollo de la reingeniería. Los resultados son susceptibles de ser evaluados en función de cuánto cuesta el proceso, cuanto demoran sus actividades y qué calidad tienen sus resultados. Uno de los aspectos básicos para conocer siempre la situación real, a fin de, objetivamente, posibilitar un posterior proceso de mejora continuada, es el establecimiento de sistema de evaluación de resultados. El empleo de mediciones rigurosas del desempeño para hacer el seguimiento de los progresos se hace imprescindible, y se mide según el logro de resultados específicos, no en función de la culminación de un ciclo de un proceso de trabajo definido.

A tal efecto, el sistema Total Quality Management -TQM- abarca todas las fases de una organización, tendiente a asegurar que no se produzcan artículos defectuosos. Se requiere, por ende, del control de calidad total -TQM-, que se realiza en un ambiente JIT (Just in Time) -producción ajustada a fin de eliminar ineficiencias en todo el ciclo industrial-, a partir de tres etapas:

1.  Definición de estándares.

2.   Evaluación de producto manufacturado respecto de tales estándares.

3.  Acciones correctivas en caso de no cumplir con los estándares.(*7*)       

          Así debieran ser creadas las evaluaciones por desempeños y por resultados, y entre tanto los trabajadores serán pagados de acuerdo con la capacitación que ellos desarrollen y los resultados presentados. (*8*)            

          Se requieren, entonces, de mediciones rigurosas del desempeño para hacer el seguimiento de los progresos. El análisis del cambio y sus proporciones son utilizados para evaluar el desempeño. En otras palabras, el desempeño se mide según el logro de resultados prediseñados y no en función de la culminación de un ciclo de un proceso de trabajo definido.

Transferido dicho modelo al ámbito educativo puede apreciarse que se pretende medir resultados como si dependieran exclusivamente del desempeño de los recursos humanos (los docentes), y no hubiera un sujeto fundante de aquellos, lo que los filósofos aristotélico tomistas denominan causa eficiente primera de la educación, o sea, el alumno, con lo que puede aprender y con lo que desea aprender, con lo que desearía aprender y no puede hacerlo, con lo que no desearía aprender y podría hacerlo, con lo que no se encuentra en condiciones de desear.

     A tal efecto, aparece la importancia de la noción de accountability, a fin de demarcar claramente quién es el responsable de qué, a partir de estándares predeterminados. (*9*) La misma es muy cara en el aprecio de la gerencia empresarial, y se          la parangona a rendición de cuentas. Obviamente, dicha rendición de cuentas no resulta suficiente, por cuanto aquellos que son pasibles de accountability requieren de una autoridad que establezca los parámetros y los resultados deseables. Y se demanda al respecto un compromiso total y de largo plazo de todos los empleados (docentes), y la participación significativa de la alta gerencia (gestión educativa) en todo momento.

          Por otro lado, los resultados y la capacitación concomitante son los que debieran establecerse a manera de indicadores a fin de la remuneración de los docentes.

          Pero, ¿quién es un buen maestro? La figura del buen maestro, en el imaginario colectivo de los docentes, se ha centrado, tradicionalmente, en las siguientes cualidades:

ü Sabe lo qué enseñar (contenidos),

ü Sabe cómo enseñar (didáctica),

ü Sabe con qué enseñar (medios),

ü Sabe cómo relacionarse (lo que actualmente se denominaría competencias comunicativas),

ü Es responsable con y en su tarea y, a su vez, participativo.

           --- (puede que, según las prácticas educativas, no todos    aquellos  ítems entren siempre en consonancia).     

          A partir del modelo de la reingeniería, la figura del buen maestro ya no se centraría en las tareas, como en el modelo anterior, mas bien en los resultados: lo que el alumno aprendió. No es que se nieguen las cualidades anteriores, mas bien adquieren sentido solo desde los resultados: la calidad (observable, cuantificable) de los aprendizajes de los alumnos (con eficiencia y eficacia), como si los docentes pudieran manipular las variables subjetivas (los sujetos) de la misma forma en que se manipulan las variables objetivas ( los objetos). Es decir que se establecen mediciones rigurosas del desempeño a fin de hacer el seguimiento de los progresos, y el desempeño se mide teniendo en cuenta el logro de resultados específicos, el producto final, el aprendizaje cuantificable de los alumnos, y no en función de la culminación de un ciclo de enseñanza.

          De ahí el empeño, casi obsesivo, en llevar a cabo mediciones rigurosas desde los entes centrales, de la misma manera como un objeto físico (“La descripción del fenómeno debe ser precisa, clara y rigurosa.. Un modelo físico implica la cuantificación  de la propiedad estudiada mediante el lenguaje matemático. Un modelo físico carece de valor si no está corroborado por la experimentación”) puede someterse a las mismas (se reinventa, así, la física social comptiana). (10) El ente central mencionado es el Estado, cuya función político educativa sería meramente la de normar o normatizar y, a su vez, controlar el cumplimiento o ejecución, como así lo establece la Ley Federal de Educación sancionada en abril de 1993. Ese Estado, por ende, no se haría cargo de las condiciones sociales de existencia del sujeto colectivo-ciudadano, como función de la cohesión social, mas bien como función del mercado, quien se haría cargo de las mismas, con sus propios parámetros de medición.

     Así, entonces, y para la escuela, se hiper-centralizan las decisiones básicas de la enseñanza, con sus criterios valorativos, y el docente no tendría libertad de cátedra a fin de transmitir contenidos, mas bien debiera atenerse a los ítems supuestamente exigidos en las pruebas regionales o nacionales de evaluación.

El monitoreo se entiende, pues, desde dicha perspectiva. Pero, alguien monitorea, y quien lo hace debe pensar estratégicamente. El estratega ve en el ámbito de los procesos de los negocios las actividades tal como se desarrollan en el mercado competitivo, no como las entiende una gerencia operativa que tiende a ver la empresa de adentro hacia afuera. Desde el ámbito educativo, el estratega ve las actividades de la escuela tal como se desarrollan en el mercado competitivo de la educación, y no como las entiende una dirección operativa de una escuela que tiende a verla desde dentro hacia afuera.

¿Y qué significa pensar estratégicamente?  (*11*)

A. En los negocios.

B. En la educación.

 

---En los negocios.
Desde... Hacia...
La explotación de la empresa. La satisfacción del cliente.
Los productos ofrecidos. Las necesidades satisfechas. (qué)
El modo como venden las empresas.

El modo como compran los clientes. (cómo)

Las tecnologías o medios que se emplearán para cumplir con las necesidades.

Las tecnologías o medios que se emplearán para cumplir con las necesidades del cliente. (quién)

   
---En la educación.
Desde... Hacia...
La administración de la escuela. La satisfacción de los padres/alumnos.
Los contenidos que se enseñan. Las necesidades satisfechas.
El modo como se enseña en las escuelas.

El modo como aprenden los alumnos.

Las tecnologías o medios que se emplearán para cumplir con las necesidades de la escuela.

Las tecnologías o medios que se emplearán para cumplir con las necesidades de los padres/alumnos.

           

Pareciera ser, entonces, que quienes establecen los estándares en función del monitoreo, además conocen con precisión los productos que satisfacen las necesidades de los padres y de los alumnos, cómo se gestionan y con qué medios las mismas, y desde dicha perspectiva, independientemente del posicionamiento de cada sujeto (padre/alumno) en el mercado, sea como incluido o excluido, sin la correlación de dichos productos con las necesidades políticas, económicas, sociales y culturales, consideran a los docentes como empleados, a los padres/alumnos como clientes, y entre ambos lo que hacen unos para satisfacer a los otros.

Se muestra aquí una concepción cuyo eje es el voluntarismo competitivo, ya que para mejorar significativamente se deben tener en cuenta los siguientes requisitos:

1. Querer mejorar la capacidad de poder satisfacer al                                    cliente/padre-alumno de forma eficaz y eficiente.

2. Identificar lo que conviene mejorar. La gestión de los                               procesos identifica lo que conviene mejorar.

           3. Saber cómo mejorar. La gestión de los procesos identifica                        con qué medios.

4. Poder mejorar. Desde la gestión de los procesos se establece un entorno y un clima de trabajo donde las personas/docentes están capacitadas para tomar las decisiones e iniciativas para poder satisfacer a los clientes/padres-alumnos.

          En la reingeniería de los procesos de negocios el liderazgo cumple con un rol fundamental. Es un alto ejecutivo que autoriza y motiva el esfuerzo total de aquella. El equipo de reingeniería lo acompaña, o sea un grupo de individuos dedicados a rediseñar un proceso específico, que lo diagnostican, supervisan su reingeniería y su ejecución. El comité directivo es un cuerpo formulador de políticas, compuesto de altos administradores que desarrollan la estrategia global de la organización y supervisa su progreso.

          El papel del líder es actuar como visionario y motivador. De su entusiasmo y convicción sale la energía que la organización necesita. Para dicha misión se requiere de una persona que tenga autoridad suficiente sobre todos los interesados en los procesos que se van a rediseñar, de manera que la reingeniería pueda tener lugar. Este punto no es trivial. Hammer y Champy reconocen que la mayoría de los fracasos en reingeniería provienen de fallas de liderazgo.

          En la reingeniería educativa se supone algo similar, que implica un alto posicionamiento en materia de decisiones, pero ya no a la manera del intelectual orgánico explicado por Antonio Gramsci, que genera orgánicamente un ámbito a fin de favorecer la satisfacción de las necesidades reales del pueblo, mas bien a la manera de un alto ejecutivo que establece posiciones globales, a partir de las que la descentralización u horizontalización de los procesos tiene como finalidad una rendición de cuentas (accountability), respecto lo ya pre-establecido, en el predio de lo parcelado, de lo fragmentado, de lo hiatado, provocando así la ruptura con lo global implicado en la determinación de estándares. Es decir, la descentralización no afecta a lo global, sí afecta a los procesos concretos en función de los resultados.

          Los intelectuales y políticos de los cambios educativos referenciados a los modelos gerenciales se consideran casi como iluminados. Ellos son los que tienen la razón. Los docentes y sus sindicatos se aferran a posiciones ya conocidas con una gran resistencia al cambio, serían anacrónicos. Ellos tienen como misión la de conducirlos a la verdad (entendida como éxito). Los intelectuales y políticos agiornados del sistema son los iluminados por las verdades del mercado.

          Terigi explica adecuadamente “la reconversión del curriculum de un sistema centrado en la enseñanza a un sistema centrado en la evaluación”. Y funda este corrimiento en la re-conversión de un Estado de Bienestar a un Estado Mínimo, donde “asistimos a un proceso de desplazamiento del Estado de la prestación directa del servicio educativo hacia un papel de control de los efectos de la prestación.” (*12*) Sin embargo, lo que no alcanza a vislumbrar la autora son las implicaciones de los procesos de management que tienden a condicionar la genealogía de los discursos dentro de una determinada línea de producción discursiva, a partir de la que se entendería la realidad educativa.

          Una vez conocidos los deseos del cliente, se determinan objetivos específicos, tales como, entre otros, reducir costos, disminuir tiempos, eliminar defectos, etc. En otras palabras, se definen metas de mejoramiento radical a partir del modelo de la reingeniería. Pero todos estos elementos dejarán de ser válidos si no vienen acompañados de una satisfacción del cliente y/o consumidor, y mucho más si estos productos y/o servicios no son comprados y/o demandados constantemente y progresivamente por clientes y/o consumidores, ya que estos productos deberán reflejar sus necesidades y requerimientos, aunque la empresa tenga eficiencia, calidad y tecnología de avanzada.

          La escuela pública, en la modernidad, tiene sentido a partir de la formación de las nacionalidades, de las necesidades de mano de obra del nuevo capitalismo industrial, de las necesidades de una sociedad de masas con participación relativa desde los mecanismos formales-democráticos. Pero, dentro del período actual, pos-industrial, cuyo eje es la hiper-especulación financiera, más allá de toda consideración ética, la escuela resulta una carga onerosa para el erario público, se encuentra en el vaivén de la contradicción entre las necesidades de un mercado competitivo y las necesidades de la población. Importa, pues, la reducción del presupuesto, a partir de la satisfacción del cliente/los padres, de sus necesidades satisfechas y del modo como demandan educación. Mas, ¿se demanda educación de la misma manera que un producto con Total Quality Management- TQM-? El cliente y/o consumidor, el padre y/o el alumno, ¿demanda educación de la misma manera que un producto ofrecido dentro de las redes de la competencia del mercado?

          ¿En qué se sustentan los criterios de elección de las escuelas que poseen, en términos generales, los padres?

Ÿ En el sector social de pertenencia.

Ÿ En las posibilidades de la economía familiar.

Ÿ En el tipo de capital cultural que implica segmentación                            y/o discriminación, que se manifiesta a través de la   simbología del sector social de pertenencia.

          Por lo tanto, querer mejorar, tener la capacidad de poder satisfacer al cliente de forma eficaz y eficiente dentro del mercado, en el espíritu de un voluntarismo competitivo, no debiera ser el parámetro de análisis a fin de constituir criterios político-educativos y pedagógicos.

          La reingeniería es un proceso total de readecuación de las organizaciones a las nuevas y exigentes condiciones en un entorno cada vez más difícil de controlar, en las que la competencia y la competitividad pueden incidir en la obsolescencia de diferentes productos. Y la dinámica se puede operacionalizar a partir de las tres “C”:

Ÿ El cliente, que es la razón del servicio, a quien debe satisfacerse sus necesidades, y por lo tanto hay que pensar cómo él desea ser atendido.

Ÿ La competencia, pues las organizaciones deben ser cada vez más competitivas, para poder así sobrevivir en un medio de hiper combate a fin de preservar el propio segmento de mercado mediante múltiples ofertas mejores (aquí no se explicitan las condiciones de no competencia, de monopolio u oligopolio) .

Ÿ El cambio, desde el que se debe buscar que las empresas sean más efectivas (eficiencia + eficacia= efectividad) dentro de la aceleración competitiva.

          Pero, el problema radica en que...

Ÿ las necesidades del cliente no son las mismas que la de los padres/alumnos, unas son básicamente económicas, otras personales, integrales, no reducibles a lo meramente económico, aunque de hecho se pretenda tal reducción,

Ÿ la competencia económica que implica múltiples ofertas mejores es más factible en referencia a objetos físicos, medibles, maleables, etc., amén que dentro de la globalización de los mercados, un solo competidor eficiente pueda subir el umbral competitivo para todas las compañías del mundo,

Ÿ el cambio que implica aceleración competitiva se encuentra en función de la destrucción de quien no acelera de la misma manera y de la sobrevivencia del más apto.

          ¿Son aquellas las condiciones para un aprendizaje humano?

          Lo que importa en economía, en última instancia, son las tasas crecientes de ganancias, los seres humanos son simples medios, no fines.

          Veamos, por ejemplo, lo que sostiene Inés Aguerrondo, preocupada por reducir los costos del erario público. “Si hay un tema tabú por excelencia tanto entre los docentes como entre los padres, es la cuestión del tamaño del grupo escolar. Sería bueno poder replantear si puede incrementarse la cantidad de alumnos por docente en un modelo de enseñanza, ya que se sabe que una variable poderosa para bajar costos es alterar la relación docente-alumno”. (*13*)        

          Morales Gómez (*14*), función de sobrevivir y mantenerse en el mercado,  se formula las siguientes preguntas:

Ÿ “¿Nuestros productos y/o servicios son competitivos?

Ÿ Estamos preparados internamente para producir lo que el                     cliente y/o consumidor necesita?

Ÿ En qué mercados nos debemos mover que nos garantice el crecimiento?”

          Pero los interrogantes anteriores se responden solo si tenemos en cuenta lo siguiente:

Ÿ “Tener en claro en qué Mercado nos movemos y el segmento de Mercado que nos garantiza el desarrollo y posicionamiento de nuestros productos y/o servicios.

Ÿ Los productos y/o servicios que ofrecemos son diferenciados y manejan valores agregados que nos permitan ser competitivos y únicos con ventajas sobre la competencia.

Ÿ Manejar un alto índice de eficiencia y productividad que nos permita tener un equilibrio entre el costo de producción y el precio de venta, donde ese equilibrio sea relativo con base a los niveles de rentabilidad que queremos manejar o que el Mercado nos permita manejar. 

Ÿ Tener una actitud proactiva ante la situación cambiante del Mercado, que nos permita anticiparnos a eventos de coyuntura que sean amenazas para nuestro negocio  y sobre todo contar con un pensamiento estratégico que nos permita visualizar el horizonte con caminos flexibles.”

          Podemos así apreciar una construcción teórica no solamente fundada en un modelo físico, además en  un modelo que apela a una macrosegmentación y una microsegmentación social, o sea, el más alto grado de individualismo que responda adecuadamente al modelo Client First, que permita...

Ÿ tener un liderazgo en la relación costos-precios,

Ÿ desarrollar actividades de diferenciación de los productos, creando ventajas competitivas que a fin de ser únicos,

Ÿ segmentar los mercados para los productos garantizando una correcta mezcla (producto, precio, comunicación, etc.) que favorezca el ser fuerte en un determinado segmento del mercado.

          Se garantizaría así la adecuación eficiente-eficaz costos-precios, a su vez que se satisfarían las necesidades de microsegmentos reflejadas en unos productos y/o servicios, “...y una de las técnicas para la segmentación es la de la investigación psicográfica (estilo de vida, actividades, intereses y opiniones de los consumidores), este análisis permite conocer mejor el comportamiento y tendencias de los consumidores ahondando en su personalidad orientado a los motivos de la compra, intereses, actitudes, creencias y valores; esto nos permite tener una mejor visión y facilita la formulación de estrategias con un algo grado de certeza y confiabilidad en la definición de las acciones de promoción que orienten a la penetración y posicionamiento de los productos.” (*15*)

          Conllevado este esquema al plano social, implica un modelo de exclusión sumamente perverso, ya que las escuelas se encontrarían dentro de dicha dinámica, a partir de...

Ÿ un supuesto discurso de modernización del sistema educativo,

Ÿ un modelo centrado en el voluntarismo competitivo de los docentes, independientemente de las condiciones económicas, políticas y sociales de los alumnos,

Ÿ que en última instancia atiende a microsegmentos de privilegio social.

          Ahora bien. El aprender a hacer las cosas bien, desde el punto de vista de la reingeniería de procesos, significa hacerlo descentralizadamente, lo que supone contar con organizaciones planas. Y para poder aplanar una organización es necesario restituir, generar o reforzar la confianza en cada uno de los individuos de sus propias habilidades y capacidades, convencer acerca de las ventajas de saber trabajar en equipo, y permitir que cada uno pueda liberar su capacidad creadora, aceptando las consiguientes responsabilidades individuales por sus acciones. Aparece, aquí, entonces, el ya señalado voluntarismo competitivo como fundamento último de la descentralización, y para nuestro caso de la descentralización educativa. Pero, y he aquí la paradoja, pues la descentralización, en última instancia, genera más desigualdades entre diferentes categorías sociales, por cuanto avanzarán más quienes poseen mejores condiciones acumuladas o ventajas previas, mientras que las estrategias de compensación de las desigualdades en el plano educativo resulta imposible en cuanto no existan mecanismos para compensar desigualdades en el ámbito económico-social de la población, lo que requiere de una redistribución más equitativa de las riquezas y del poder, cuestión ajena al modelo de redes dentro de una economía política neoliberal. No es posible compensar (*16*) las desigualdades sociales desde el interno que es la escuela, sin un movimiento dialéctico, en tal sentido, desde los diferentes ámbitos humanos (sociales, económicos, políticos, etc.). Esto último significa nuevas relaciones entre el Estado y la Sociedad y la promoción de procesos de cambio que impliquen transferencia real de poder hacia las comunidades locales, hacia los organismos autónomos y hacia los propios ciudadanos, amén de una economía centrada en la producción y distribución de riquezas y no centrada en mecanismos financieros de alta especulación, o sea, lo que hoy día constituye el fenómeno denominado globalización.

          En realidad, dentro del modelo neoliberal, la descentralización educativa  implica...

Ÿ mecanismos de mercado en la decisión individual (gasto por alumno) a fin de enfrentar el gasto irracional,

Ÿ transferencia por parte de la Nación de sus propios problemas a niveles regionales más bajos y, aun, a las propias comunidades locales (bajo la categoría de autogestión).

          La descentralización, desde los parámetros del mercado, significa, lisa y llanamente, que los individuos se hagan cargo de su educación, de su salud, de su seguridad. El propio Adam Smith (siglo XVIII) jamás se lo hubiera imaginado, para quien dichos ámbitos debían ser preocupación del Estado. Tiende a desaparecer, así, lo que Jürgen Habermas denomina la conservación de un espacio público como escenario de la formación de la voluntad colectiva.

          Por lo que alcanzamos, entonces, a apreciar, reingeniería y descentralización, en última instancia, son dos caras de la misma moneda dentro del paradigma neoliberal, donde el liderazgo o bien la centralización ocupa un rol fundamental en función de los cambios propuestos, mientras que la toma de decisiones en referencia a la calidad total del producto se descentraliza.

          Para finalizar, la cuestión última de la preocupación en el sistema educativo radica en la problemática de un gasto público en educación insoportable dentro de los esquemas vigentes. A tal efecto se inventan discursos que justifiquen la racionalización del gasto, o bien su disminución.

          La inclusión de grandes masas, a través de la escuela, en el siglo XIX, ya no tiene sentido. La escuela ha sido la principal institución secularizada de socialización con el objetivo de la cohesión social, lo que Louis Althusser llamó Aparato Ideológico del Estado. Aquella ha perdido dicho rol prioritario en favor de los mass media, y constituye una carga muy onerosa para los enflaquecidos erarios públicos, y se encuentra aprisionada debido a la contradicción existente entre las necesidades de un mercado competitivo y las necesidades de la población toda o de los sectores populares.

          El paradigma del mercado tiende a constituirse en la red productora de discursos educacionales. En la medida en que, desde el mismo, se configuren nuestros esquemas de pensamiento se estará garantizando la gobernabilidad dentro de los actuales cánones del neoliberalismo.

          La emancipación solo es posible a partir de un pensamiento crítico. Tal pensamiento implica distanciamiento desde un horizonte interpretativo diferente, que no debe teñirse de fundamentalismo, negando de cuajo todas las propuestas surgentes de los encuadres propios del capitalismo tardío. El problema que se presenta hoy día, al respecto, consiste en que, dentro del modelo económico-político vigente, quienes poseen alguna fuerza, como para hacer sentir su voz en el ámbito educativo, carecen de alguna propuesta real superadora. Los reclamos, que son nada más que eso, reclamos, giran alrededor de los derechos laborales adquiridos y de cuestiones financiero presupuestarias, y en particular, básicamente, de los salarios docentes, que hacen a la inmediatez de la problemática, mas no giran alrededor de cuestiones profesionales-académicas. La sola inmediatez apela a la resistencia, pero la mera resistencia posee sus límites. El desafío consiste en traspasar las fronteras de la resistencia, lo que será nada fácil mientras imperen las líneas del pensamiento único.

          ¿Vale al respecto la esperanza? ¿Es posible la emancipación? Creo que sí. La resignación implica la muerte del deseo de vivir con dignidad.

CITAS.

(*1*)   Castells, Manuel. “Entrevista”. Diario La Nación. Buenos                           Aires. 11-3-2001.

(*2*)   Hammer, Michael & Champy, James. “Reingeniería”. Grupo Editorial Norma. Santa Fe de Bogotá, Colombia. 1994. Pg.32.

(*3*)   Hammer, Michael. “Tarea de reingeniería: no automatice,   ¡arrase!” Harvard Business Review. Vol.8, n° 4. Agosto de   1990.

(*4*)   Hammer & Champy. “Reingeniería”. Ibidem. Pgs.51/52.

(*5*)   Kamel, Nadim. “Reingeniería. Mejoría de procesos                                empresariales, pensando en el cliente.” Editorial Métodos y  Érica Editora. Buenos Aires. 1994. Pg. 139.

(*6*)  Según  la Cumbre Educativa de América Latina - Marzo, 7                            y 8 de 2001, Centro de Conferencias de las Américas, Hotel                             Biltmore Miami, Florida.U.S.A., los padres/alumnos son                             clientes de la escuela.

(*7*)   Parro, Nereo Norberto. “Reingeniería. Empezar de nuevo.”   Ediciones Macchi. Buenos Aires. 1996, pgs.30 a 35.

(*8*)   Kamel, Nadim. “Reingeniería.” Ibidem. Pg. 63.

(*9*)   Cumbre Educativa de América Latina - Marzo, 7 y 8 de 2001.  Ibidem.

           “Rara vez se evalúa a los docentes e incluso más raro es que se   los despida. La autoridad de los directores de las escuelas es   limitada y los usuarios de la educación - los alumnos, los  padres,las comunidades locales y los empleadores - casi no   tienen influencia. El resultado es que las escuelas responden   más a los  intereses de quienes proveen educación -                              principalmente los ministerios públicos y los gremios docentes - que a los intereses  de quienes la  reciben.
                  La rendición de cuentas implica establecer objetivos y hacer  responsables de los resultados a quienes corresponde: alumnos,  padres, docentes, directores de las escuelas y funcionarios  ministeriales. Implica establecer claros incentivos que  estimulen el desempeño a un nivel profesional adecuado.  Ayuda a  cerciorarse de que las escuelas entreguen el  nivel de educación que se espera.”

(*10*)-Desde el punto de vista de un modelo físico, valga la siguiente aclaración:“Es una hipótesis, una conjetura. Implica una abstracción de la realidad. Selecciona algunas propiedades significativas, relevantes de la realidad para su estudio e interpretación. No representa la realidad total. El modelo induce a una interpretación de la realidad, constituye una aproximación a la misma.. La descripción del fenómeno debe ser precisa, clara y rigurosa.. Un modelo físico implica la cuantificación  de la propiedad estudiada mediante el lenguaje matemático. Un modelo físico carece de valor si no está corroborado por la experimentación.

                   La Física supone en cierta forma  la existencia de un orden simple en el Universo. Todo sucede en la Naturaleza de acuerdo  a relaciones internas, interacciones. Un modelo físico implica que          la Física es una ciencia fáctica, dado que investiga la realidad basándose en experiencias sensoriales. Trabaja con conceptos que deben ser corroborados para ser tomados como válidos.  La experimentación confirma o destruye un modelo físico. Por otro lado la experimentación lleva a revisar una teoría y limitar en algunos casos su uso. La concepción de un fenómeno está  limitado  por la técnica de la experimentación. La tecnología ha  desarrollado métodos experimentales más potentes que  conducen en muchos casos a invalidar un modelo físico o a limitar su uso.”  (Explicación ofrecida por la Doctora en Física María Isabel Sosa. Buenos Aires, 27/03/2001.).

            -Desde el punto de vista de un modelo de ingeniería, valga la siguiente aclaración: “Las normas de ingeniería se aplican a los proyectos de reingeniería. Se realizan por fases: análisis, diseño,  comprobación y comparación de las alternativas de diseño,  selección e implementación.” Morris, Daniel & Brandon, Joe.  “Reingeniería. Cómo aplicarla con éxito en los negocios.” Ediciones McGRAW-HILL. Santa Fe de Bogotá. Colombia. 1994. Pg. 12.

(*11*)Cfr. Acerca del pensamiento estratégico en los negocios en                      Gerstein, Marc.S. “Encuentro con la tecnología. Estrategias y  cambios en la era de la información.” Addison-Wesley Iberoamericana. México. 1988. Pgs. 38-39. Resumen  interpretativo  elaborado por el Centro Latinoamericano de  Documentación Económica y Social -CLADES- de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe -CEPAL-.

(*12*)Terigi, Flavia. “Notas para una genealogía del curriculum                    escolar”. Revista Propuesta Educativo. FLACSO. Año 7, N°  14. Agosto de 1996.

(*13*)Aguerrondo, Inés. “América Latina y el desafío del Tercer Milenio. Educación de Mejor Calidad con Menores Costos”. Http://www.preal.cl Enero de 1998. La autora ha sido Subsecretaria de Programación y Gestión Educativo del Ministerio de Cultura y Educación de Argentina.

(*14*)Morales Gómez,  Fernando -fmorales@telesat.com.co-

(*15*)Morales Gómez,  Fernando -fmorales@telesat.com.co-

(*16*)En las políticas educativas vigentes se asocia el término compensación al de equidad. Sin embargo, he aquí una falacia, pues si bien las acciones compensatorias suponen dar más a los que menos tienen, en función de un hipotético equilibrio social, ocultan la disparidad de las condiciones sociales de existencia de los compensados respecto de quienes tienen privilegios sociales, condiciones que actúan como marco limitante en tanto no se modifiquen mediante políticas activas. En última instancia, el concepto en cuestión, oculta las relaciones de opresión en el ámbito económico y oculta las posibilidades de emancipación a partir del ámbito político (analíticamente se separan aquí lo económico de lo político, aunque constituyen una unidad).

Nota:

Ÿ       Para quienes abordamos cuestiones de Reingeniería en procesos de negocios el libro de Hammer y Champy es básico.

Ÿ      A efectos del presente trabajo, también he utilizado como material de consulta trabajos hallados en páginas Web, que cito a continuación:

·       Cuesta Fernández, Félix. “La reingeniería como respuesta a la globalización.”

·       Fernández Mancebo, A. “Reingeniería de los procesos de la empresa: Un fenómeno polémico.”

·       Neno, Ricardo. “Cómo saltar a lo nuevo.”

·       Villarreal, Luis. “La reingeniería busca lograr en las empresas mayor competitividad.” 

Anexo: Este ítem valga a manera de ejemplificación de la confianza plena que se posee en los procesos de reingeniería. Es cierto que el presente texto corresponde a una página de publicidad en la Web, sin embargo nos muestra, al respecto, el espíritu de la misma y la voluntad de pensamiento único. (El subrayado es nuestro).División: Capacitación para el cambio. Normalmente las empresas se preocupan por las aptitudes de su personal. Son pocas las que lo hacen por sus actitudes, que son las que motivan los verdaderos cambios. Reingeniería Humana hace esa diferencia.  Para impleAumentar programas de Mejora Continua y de Calidad Total, toda empresa, institución u organización, necesita primero tener personal de calidad.. Reingeniería Humana se especializa en implementar el cambio positivo en las personas.  Brindamos el apoyo, los materiales y las herramientas necesarias para promover cambios efectivos y ecológicos en los sistemas empresariales y sociales a través del cambio individual. Al hacerlo, proporcionamos senderos integrales para que el cambio no únicamente sea verdadero, sino también perdurable.  En base principalmente a técnicas de Constructivismo Humano, Programación Neurolingüística (PNL/NLP), Inteligencia emocional, Cibernética, Terapia del Campo del Pensamiento (TFTTM)) Y Gimnasia Cerebral, entre otras cosas, el personal de la empresa que recibe estos conocimientos y prácticas puede promover entre otras, sus habilidades para llegar a su propio éxito personal, al amor, a la felicidad y a la salud en muy poco tiempo. La productividad con calidad, invariablemente es motivada.  Dentro de otras habilidades desarrolladas, tenemos el liderazgo, la evolución personal, el manejo de la creatividad y el pensamiento sistémico, la independencia y la interdependencia, la comunicación con los demás y consigo mismos. Así mismo, la destreza en el reclutamiento, y la evaluación y capacitación del personal. Se desarrolla el auto aprendizaje, el modelado y el rapport. De suma importancia es el desarrollo de la habilidad para controlar los estados de ánimo a voluntad, así como la generación de patrones de comportamiento en sí mismos y en sus seres queridos. Los principios y valores dentro y fuera de la empresa son también implementados. Se adquiere la capacidad de eliminar adicciones. Nuestros programas y talleres atraen aquellas personas que desean tener una influencia positiva en el mundo.   

          -*- “Los países pobres difieren de los ricos en que poseen una menor cantidad de instituciones que certifican cualidad, determinen estándares y desempeños, y recojan y diseminen la información requerida por las transacciones comerciales...” “...considerando el desarrollo desde la perspectiva del conocimiento se refuerza alguna conocida lección, tal como la que refiere al valor de un régimen de mercado abierto así como el de una educación universal básica.”                                                                                        (Banco Mundial. “Conocimiento                                                            para el   desarrollo”.  Washington,                                                               D.C. 1999. Pgs. 1/2.)

<<<== ANTERIOR -

 

Principal |Documentos | Lo Social | Latinoamérica | Internacionales |  Contáctenos