.

Vea el resumen del informe por Página 12 haciendo click aquí


El informe Carrió instalará el debate en el gobierno

Por Julio Torreguitart

Desde el viernes 10 de agosto la sociedad argentina sospecha que en el país no es De La Rua quien manda. De acuerdo a la denuncia pública que efectuó la diputada nacional Elisa Carrió ARI (Argentinos para una República de iguales), fueron grupos económicos los que vaciaron las arcas nacionales ocasionando la abultada deuda externa del país; ellos estarían gobernando.

La denuncia de la diputada vuelca las reglas del juego político hacia otros carriles. Si bien existen muchas imprecisiones en la sorpresiva denuncia, esta abre las puertas para profundizar en una investigación, que podría desplazar del poder que hoy ostentan, a varias figuras políticas de relevancia. Los movimientos populares que surgieron tras la profunda depresión económica de Argentina, las fuertes protestas desde los docentes y gremios estatales ante el ajuste y recorte en sus salarios, reclamaran a gritos que se llegue hasta las ultimas consecuencias.

 

 
Mas allá del poder que puedan tener estos grupos denunciados, no se vislumbra como se frenaran la ola de demandas que se avecinan. 
Elisa Carrió apuró el preinforme de la comisión por el lavado de dinero y fuga de capitales de la Cámara de Diputados, tal vez, recordando aquel adagio chino que reza: "Cuando el dinero habla, la verdad calla".
Varias interrogantes se abren a partir de este, por el momento impreciso preinforme de diputados. Impreciso, porque faltan varios eslabones de esta cadena de denuncias que involucran a personajes de gran influencia en la economía mundial. A las pruebas me remito, la diputada Carrió aseguró que estarán. 
La pregunta central es: ¿cómo sigue todo esto? El endeble clima político que se respira deberá atravesar, ante esta imputación a varios personajes políticos de peso argentinos, una andanada de recusaciones de imprevistas derivaciones institucionales.
Por otra parte, los movimientos piqueteros, las centrales combativas acompañadas por cientos de miles de desocupados y los movimientos obreros organizados en todo el país, seguramente acrecentaran sus reclamos haciéndose eco de las imputaciones de la diputada del ARI.
La advertencia de la iglesia durante la semana que dejamos atrás, pone nuevamente el acento en la posibilidad de caer en la anarquía social. El sermón de la comisión permanente del episcopado fue rebatido por el presidente de la nación, quien consideró que este tipo de exhortaciones pueden llevar a generar desconcierto entre la población. 

La improvisación de las políticas económicas

Los hechos y acontecimientos fallidos en nuestra economía, son muestra cabal de lo ineficiente de un staff que improvisa sobre la marcha, hombres formados en universidades norteamericanas con recetas inadecuadas para Argentina.
Como ejemplo cercano tomemos un titular del domingo 27 de mayo del presente año. La agencia Reuters anunciaba: "Argentina comienza a salir de la recesión dijo Cavallo"
El contenido de la noticia, a poco mas de dos meses vista del hecho, asombra notablemente por la precipitación de la crisis en un espacio de tiempo tan corto. "Argentina está empezando a salir de la recesión y va a entrar en un proceso vigoroso de crecimiento", dijo Cavallo al matutino Clarín, anunciaba la agencia.
¿Proceso vigoroso? ¿Qué pasaba por la cabeza del ministro de economía en los momentos de hacer el anuncio?
Domingo Cavallo se refería en esa ocasión a las estadísticas de mayo que, demostrarían según sus expectativas, que se estaba produciendo un quiebre de la tendencia que predominó hasta marzo de 2001. 
Argentina, la tercera economía de Latinoamérica, con un producto bruto interno de 280.000 millones de dólares lleva tres años sin crecer, con una deuda externa que asfixia al país solamente con sus servicios anuales. Según Cavallo a fines de mayo, las estadísticas y algunas medidas tendientes a reactivar el consumo interno cambiarían la historia económica del país.
Hoy esta realidad que nos abruma, esta sensación de vacuidad que nos rodea, esta tremenda inacción de los sectores políticos, desalienta al pueblo al punto de perder la esperanza.
La realidad de Argentina está en los sectores que paran en los piquetes gritando por un puesto de trabajo; la realidad del país pasa hoy por aulas cerradas de maestros que ya no cobran sus degradados salarios; la realidad de Argentina está en cada niño que no entiende porque no come todos los días...

Una larga vigilia en la investigación

Existen dos sectores bien diferenciados en las recetas económicas para Argentina: Los que propugnan la dolarización, y los que sostienen la convertibilidad sobre la base del ajuste del sector publico. Las dos pautas son miradas con buenos ojos desde el exterior. Estas propuestas no significan tener en cuenta a los docentes, a los jubilados, a los desocupados. La clase dirigente intenta perpetuarse, denostando la educación, la salud, el trabajo y los derechos de los ciudadanos.
La denuncia Carrió llegó en un momento oportuno, o podríamos decir en el mejor momento de la crisis para ser potenciada por la disconformidad del pueblo argentino.
El temor de la legisladora por la suerte del arduo trabajo realizado por la comisión investigadora del tema del lavado de dinero, es verdaderamente fundado. Si bien las características del anuncio pueden tildarse de acto político por la forma del anuncio, no se puede ignorar que en la Argentina los tiempos de las denuncias tienen un solo espacio, hacerlo tarde sería confluir en un fracaso irremediable. 
Los ejemplos cunden en la historia argentina, y el más resonante caso de los últimos años lo ha constituido el caso de los sobornos en el Senado, hecho paradigmático de la corrupción en el país, que dejó bajo sospecha a toda la clase política.
La población pide a gritos un cambio de actitud, y tal vez haya llegado el tiempo de hacerlo, el movimiento popular que se ha generado desde el descontento social empuja a una dirigencia fuera de foco y sin respuesta. Sin embargo, pese a ello, la diputada Carrió puede llegar a quedarse sola en el intento de blanquear la realidad argentina.
Recuerdo en esta hora crítica para nuestro país, las palabras del notable escritor Ernesto Sábato cuando dijo: "El ser humano necesita volver a las verdades más simples que le devuelvan el sentido y lo recuperen del caos y la violencia en que transcurren sus vidas cotidianas".
   
.    
.