Piketes
De piquetes y piqueteros, un portal que reivindica las luchas Populares en Latinoamérica
Principal |Documentos | Lo Social | Latinoamérica | Internacionales |  Contáctenos ..
Principal
Documentos
Lo Social
Latinoamérica
Internacionales
Globalización
Argentina
ONGs y TICs
Links
Graffitis
Humor
Buscadores
Manuales

Contáctenos


 
BUSCAR

En éste sitio

En la Web


Si querés participar de nuestro Foro de debate
Enviá el mail solicitando tu ingreso a la lista
Cliqueá aquí o arriba sobre ¡Regístrate!

POR LOS NIÑOS
Sitio Oficial de UNICEF ARGENTINA
Porque cuando las guerras terminan, muchos niños sobreviven,..... pero ¿cómo?

izquierdo
 
 
OPINION
Por Horacio Verbitsky

La solución final

Estaba deambulando por la calle. En un momento decidí pedir algo para comer en una panadería. Me dieron pan y cuando salía aparece un móvil policial y me dan la voz de alto. Me dieron un fuerte golpe en el hombro, aparentemente con la culata del arma. Me ordenaron que me pusiera contra la pared. Me quitaron el pan y lo arrojaron al piso mojado por la lluvia. Me tomaron de los pelos mientras me pegaban rodillazos en la boca del estómago. En la comisaría aparecieron otros tres policías y me preguntaron por qué estaba. Cuando les contesté que sólo había ido a buscar pan a la panadería me siguieron pegando. Uno me hizo parar contra la pared y apoyar las manos. Se colocó detrás mío y simulaba mantener relaciones sexuales conmigo. Otro policía me llevó al baño de la seccional. Como no quería ir vinieron otros dos, me pusieron las manos detrás de la espalda y me llevaron pegándome. Me obligaron a arrodillarme. Los dos que lo ayudaron a llevarme se fueron y me quedé sólo con el primero. Se bajó los pantalones y los calzoncillos y me dijo: ‘Cuento hasta tres y abrí la boca’. Como yo no quería hacerlo me pegaba.”
El testimonio, tomado de un expediente judicial, describe el trato que les aguarda en las comisarías bonaerenses a los chicos de la calle, cuya detención fue ordenada por la cúpula policial, para “protegerlos”. No se trata de un caso aislado. Desde la asunción de Carlos Rückauf, las torturas a chicos en comisarías policiales de Buenos Aires se triplicaron.
La idea de retirar a los hijos de los pobres de las calles no es nueva ni local. Maduró con la revolución industrial y su ideólogo, Thomas John Barnardo, la bautizó como “secuestro filantrópico”. Procuraba arrancar a estos niños de sus familias “inadecuadas”. Sus conceptos fueron recogidos aquí en la ley de patronato de menores o Ley Agote, de 1919, cuya declaración de abandono por pobreza sigue vigente y subyace a los proyectos de Rückauf. No obedece a la casualidad que estas directivas salvajes se impartan al mismo tiempo que crecen las privaciones de esos niños y de sus familias. Frente a la extensión alarmante de la pobreza, Rückauf elige perseguir a sus víctimas. Ratifica de ese modo su desprejuiciado liderazgo sobre un sector de la sociedad que ante el avance de la crisis se entrega a la tentación del fascismo.
La medida es del todo coherente con el perfil que ha elegido para su oferta electoral, desde la campaña de 1999 hasta la fecha, aunque tal vez las horrorizadas reacciones producidas lo induzcan a postergarla hasta mejor oportunidad. Ex ministro de Trabajo de Isabel Perón y ex vicepresidente de Carlos Menem, Rückauf pretende llegar al poder con fondo de sirenas de patrullero y tableteo de ametralladora.
Durante su administración, si se permite aplicarle tal vocablo, también se incrementaron en la provincia las ejecuciones extrajudiciales de niños y adolescentes, en supuestos enfrentamientos con la policía. De 1983 a 1999 el promedio fue de 0,42 casos por mes. En 2000 fue de 1 caso por mes, con un incremento del 140 por ciento respecto de los diecisiete años anteriores. Que una práctica que por lo general se realiza con sigilo vergonzante se haya ordenado por escrito a todas las comisarías sugiere que frente al incremento de la pobreza Rückauf ha puesto en marcha la solución final.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escorts

Principal |Documentos | Lo Social | Latinoamérica | Internacionales |  Contáctenos